Reseñas culturales

Biografia

  Por Maruja Peinado (26-marzo-1973)

 

En el libro de reconstrucción del archivo bautismo nº 1, página 31, nº 116, se inscribe por decreto de su S.S: Ilma. El Vicario General, del 1 de junio de 1959. “- Que en la Parroquia de Salinas, Diócesis de Orihuela, provincia de Alicante, Don Manuel García Riquelme, cura, bautizó solemnemente, poniendo por nombre Gabriel Eusebio, a un niño que nació el 13 de septiembre de 1929, bautizado el día 16 del mismo mes. Es hijo legítimo de Don Antonio Juan Barceló y de Doña Remedios Tomás Mollá, fueron padrinos Don Manuel Pastor Castelló y Doña Concepción Ganga Bernabé., todos hijos de Salinas.
Empezó a pintar a los 7 años y nunca le interesaron los juegos ni la pérdida de tiempo, como si su instinto le hubiese dicho que su vida seria corta y que antes de morir, debía dejar en la tierra, testimonio de su arte y su talento.
Desde muy pequeño, ya empieza a instruirse en la pintura, aparte de continuar sus estudios con brillantez. En Valencia entra joven en la Escuela de Pintura de San Carlos. Pronto abandona esta por no estar de acuerdo, ni gustarle sus procedimientos, queriendo seguir su propia inspiración.
Viaja mucho y recorre los mejores museos. Consiguió una tarjeta para ser copista del Museo del Prado, considerado uno de los mejores del mundo y es en esta época cuando estudiando la técnica de los primitivos, hace copias que maravillaran a visitantes y turistas.
Ya cuando hizo el servicio militar, vendía sus cuadros, pues nunca dejo de pintar, pero su ilusión era de progresar y de estudiar la pintura en todas sus formas. Terminando el servicio militar, sufrió su primer cólico, se repone rápidamente, pero dos años más tarde sufre otro y así le venían dando cada dos años. Los médicos prescribían “cólicos saturninos” producidos por los tóxicos que en aquel tiempo llevaba la pintura. Todos los médicos coinciden que sufre del hígado y de intoxicación crónica, pero a cada crisis se repone y no hace caso.
                                          En 1959 se casa con Doña Elisa Pérez (de cuyo matrimonio nacieron 4 hijos),  marchándose inmediatamente a Brasil. Allí su genio se desarrolla rápidamente. Se hace conocer y expone en casi todas las galerías de arte de Rio de Janeiro y Sao Paolo. El gobernador de Rio, Don Carlos Lacerda se interesa tanto por su pintura que lo visita diariamente. Le encarga su retrato y el de toda su familia, así como los de varios ministros. A continuación hace el de la Sra. Kennedy el de la Reina Fabiola. La reina le comunica en una carta que es el mejor retrato que le han hecho. Al comunicarle su muerte la familia, la Reina realiza gestiones para adquirir su mejor cuadro y donarlo a un museo belga, lo cual supone un gran honor para España y sobre todo para el pueblo de Salinas. Esto significa la inmortalidad de su obra. En Brasil por el clima cálido, los cólicos se hacen más frecuentes, lo ven los mejores especialistas de América, de Europa y de África del Norte, pero sus crisis continúan a pesar de los numerosos tratamientos a que es sometido durante 20 años. Pero a pesar de todo se produce el fatal desenlace por una complicación renal y crisis de urea.
 Era un hombre recto, callado y prudente, que nunca se quejo de nada y llevo su enfermedad con una gran resignación cristiana, pues era profundamente creyente.
Trabajo para varias colecciones particulares, pintó numerosas obras con el tema del Quijote, aparte de infinidad de retratos, ya que esta era su especialidad. El ABC dice que era un maestro del retrato y uno de los primeros valores de la pintura española. El 9 de marzo, fue a su casa TVE para hacerle un reportaje de su obra. El día 20 de febrero, diez días después de su muerte, le hicieron una interviú a su hermana Reme en Radio Nacional de España, transmitiéndose no solo en España, sino también en América Latina. Se estuvo preparando un gran homenaje póstumo en Madrid, en la sala del periódico El Pueblo, donde se expondrán sus últimas obras terminadas, así como otras que prestaran sus propietarios. Este acto será transmitido por Radio Nacional, TVE y Prensa.
Por su larga enfermedad no podía pintar más de dos horas, los últimos años , viviendo siempre de su pintura, siendo reconocido su valor en vida en oposición a otros grandes pintores que cobraron fama después de muertos. Últimamente tenía un gran porvenir pues su genio creador no tenia limites y a pesar de trabajar dos horas diarias, llevaba adelante una familia y el peso de su enfermedad, siendo imposible atender los numerosos encargos que le hacían. Desgraciadamente el destino decidió otra cosa y en plena juventud tuvo que dejar este mundo, a su esposa e hijos que adoraba y ese arte que nació con él en 1929 y que termino el día 10 de febrero de 1973, el consuelo que nos deja es que su obra seguirá inmortal.
Salinas, que tanto significaba para él, lo recuerda con nostalgia y se siente orgullosa de conservar con amor y cariño dos cuadros que hizo a nuestra Parroquia, pintados con entusiasmo durante los meses que venía a disfrutar de su pueblo natal. Estos cuadros regalados durante los años 70 y 71. Después de las palabras de agradecimiento que pronuncio nuestro párroco Don Joaquín Mollá en nombre de todo el pueblo, nuestro pintor dijo: “- Nada me ha emocionado mas en este mundo, que las palabras de agradecimiento y elogios que me tributa mi pueblo y mis paisanos”. La Crucifixión de Cristo, en el Altar de Nuestra Patrona la Virgen del Rosario, con unas dimensiones de 220/ 137 cm., y el Bautismo de Jesús que está en la entrada de la Parroquia, sobre la pila en que fue bautizado nuestro pintor, fueron su donación. Su mayor deseo era seguir pintando todos los años que Dios le diese, para venir a su pueblo natal y así enriquecer su Parroquia.
También se conserva otra de sus obras, en el Collado del Maestro de las letras españolas “AZORIN”, que es colindante entre Monóvar y Salinas, donde nuestro pintor gustaba ir para pintar sus paisajes. Allí existe una ermita y en ella se conserva el retrato de SAN Joaquín, donada en marzo de 1947. En su casa de Salinas – Calle Picayo- se conservan varias de sus primeras pinturas, la mayoría de retratos familiares y paisajes de su querido pueblo.
La última vez que estuvo en Salinas el pasado año, por Semana Santa, fue para exponer unos cuadros en el salón del Ayuntamiento. Tuve la dicha de saludarle y al preguntarle por su salud (ya que yo sabía la dolencia que le aquejaba) no me sorprendió su respuesta (ya que era muy salinero) cuando me dijo: - ¡Desde que he respirado los aires de Salinas, me encuentro mucho mejor! 
Con ello demostraba el cariño profundo que sentía por esta, su patria chica. Su mayor ilusión era retirarse en su vejez y terminar sus días en su querido Salinas.
Parte de estos datos me han sido facilitados por su esposa y hermana. Yo les doy las gracias, pues sin ellos, no me hubiese sido posible completar esta biografía de NUESTRO GRAN PINTOR DON GABRIEL BARCELÓ, al que su pueblo natal recordará con gran cariño y veneración.
DocumentoTamaño
Retrato de Jacqueline Kennedy1.68 MB
Pelé, o el sueño de las Favelas1.54 MB
Retrato de la Reina Fabiola de Belgica1.5 MB
La mano1.6 MB
Gabriel Barceló trabajando2.41 MB
Venus5.72 MB